sábado, 18 de junio de 2011

Juez y parte II

Segunda parte del primer capítulo del relato Juez y parte. Creo que le voy a poner un PG-13 por si acaso.




Charles se puso los cascos del móvil, cerró la gabardina y comenzó a andar, a un paso un poco mas rápido del normal, como si tuviera algo de prisa, así estuvo media hora, hasta que le entró sed, paró en la primera tienda que vio abierta compró una botella de agua que tardó cinco minutos en beberse y siguió su marcha. Mientras mentalmente iba dando vueltas a todos sus problemas, inquietudes y disyuntivas. ¿Por qué Marie iba tras el y mientras la mujer que amaba estaba atrapada en una relación insostenible? ¿Cuando se convirtió en un capullo que se acuesta con alguien y luego si te he visto no me acuerdo? ¿Debería de cambiar de trabajo? ¿Qué ocurriría con su trabajo si el se iba? ¿Por qué se le agarrotaba solo un gemelo?

Cuando se formuló la última pregunta se dio cuenta que llevaba una hora  y pico casi dos andando, que se había desviado de su camino y por bastante, se apoyó en el árbol mas cercano para ver si estirando el gemelo le dejaba de molestar y alzó la vista para encontrarse con dos cosas, la primera que estaba mas perdido de lo que creía, estaba por el barrio de Gabrielle, la segunda que la persona que había al fondo mirando como estiraba era la propia Gabi, que se le iba acercando. Agachó la cabeza, mientras repetía en voz baja, que no me haya visto que no me haya visto, pensaba en porque sus pasos le habían conducido a la casa de la mujer que amaba... porque después de dos horas yendo a su casa se había movido casi un cuarto del mapa de la ciudad... hasta que la oyó.
-Charles ¿Qué haces tu por aquí? ¿Estás bien? Te veo un poco sudoroso.-
Sin duda alguna le había reconocido, y no le quedaba mas remedio que pararse a charlar con ella.
-Hey, Gabi, ¿Qué tal? Sí, estoy bien, salí del trabajo, me apetecía andar y me temo que he llegado hasta aquí.-
Si no le conociera tan bien, Gabrielle no sabría que cada vez que Charles se ponía a andar como un loco sucedía una de dos, o estaba tramando algo, o le preocupaba alguna cosa. Ademas, a Gabrielle lo de ver a Charles cerca de su casa le encantó, y se apresuró a añadir.
-Sabes, me apetece también andar un rato, ¿me acompañas a casa, me cambio y vamos a dar una vuelta? -
De todos los sitios, posibilidades y opciones, esa era una de las que mas quería oír, pero a la vez mas le preocupaba, estaba claro que Gabrielle no quería pasar mucho tiempo en casa y a lo mejor había pasado algo con Mikka.
-¿Y Mikka? Supongo que harías algo esta tarde con él ¿No?-
Gabi negó con la cabeza mientras comenzó a andar.
-Que va, tiene una reunión o algo así y cena y copas luego, se iban a quedar hasta tarde tanto el, como su secretaria, como su jefe. Esta noche estoy libre y disponible para cualquier plan.-
Charles comenzaba a ver que tampoco Gabi aparentaba estar muy contenta.
-Vale, pero luego me dejas que te invite a cenar.- Charles, sabía que la vida que llevaban Gabi y Mikka tampoco era tan desahogada como para poder irse a cenar sin que fuera una ocasión especial y estuviera prevista.
-Siempre estás igual, tu y tu manía de demostrarle a todo el mundo que tienes dinero e invitar a cualquier persona a comer, cenar, desayunar, merendar o lo que sea.- Gabi no se iba a negar a que la invitara pero al menos iba a dejar claro su opinión al respecto.  
-No es mi culpa, incluso ahorrando la mitad de mi sueldo y comprando casi lo que quiero sigue sobrandome dinero a fin de mes, y a diferencia tuya yo no tengo en quien gastarme ese dinero.  Ademas la mitad de los días casi no puedo gastarlo saliendo a las horas a las que salgo-

Gabrielle sacó de su bolsillo las llaves de casa y abrió la puerta.
-Espérame aquí que me cambio y dejo una nota por si Mikka llega antes que volvamos.-
Charles asintió y apoyó la espalda en la pared.

Mientras ella subía a cambiarse el se quedaba absorto en su mundo interior.

Debo tener cuidado y controlarme, las cosas no se pueden salir de sitio en ningún momento, por muy guapa que pueda estar no puedo sobrepasarme y tampoco puedo beber demasiado, además vamos a dar una vuelta, cenar como mucho y volver, simplemente eso. A ver que me cuenta, que las cosas están jodidas y espero que tampoco se meta demasiado en mi vida.

Charles no llegó a acabar esta última reflexión, con unos pantalones de chándal, una sudadera y una mocha bajó Gabi y le sacó de su ensoñación.
-Ya estoy.-
-Si, eso se ve, tu y tu mochila, o tu bolso, o lo que sea.- apostilló con una leve risa el joven.
-Claro, siempre hace falta estar preparado, un poco de agua, una chaqueta por si refresca... vamos, lo normal.-
-Vale, pero la llevas tu.-

Ambos se pusieron a caminar a un ritmo lento pero continuado, y mientras retomaron su charla previa. -Bueno, que te ha hecho llegar hasta aquí, ¿una mujer? ¿vuelve a estar tu jefa tras de ti?-
-Si, pero realmente es que hacía bueno, y quería dar una vuelta, y ya ves, he llegado hasta aquí, supongo que un paseo de lo mas entretenido.-
-Ya, claro, que no te pasa nada y esto es solo un aburrimiento ¿no? venga, que nos conocemos desde hace demasiado, desembucha.-

Ante tal respuesta, a Charles no le quedó mas remedio que cantar la traviata. -Realmente... venía pensando en mi trabajo, en mi jefa, en mandarlo todo a la mierda, en dejarlo, y en lo que les jodería si lo dejara de un día a otro, ya sabes, con todo el tema de que la mitad de lo que hago solo lo sé hacer yo.-
Aparentemente la respuesta satisfizo a Gabi quien asintió y que iba dejando hablar a Charles para no perder el ritmo. Justo después de que asintiera el joven decidió pasar a llevar las riendas. -Conque estas sola y Mikka tiene su enésima reunión hasta las mil del mes ¿no?.-
El paseo estaba yendo a buen ritmo, habían perdido ya la vista de la casa de Gabi y seguían andando pasando por las distintas calles de la ciudad.
-Así es, cada día curra mas. Sé que es para que vivamos mejor y que todo nos sea mas fácil pero no puedo evitar sentir cierto desasosiego.-
-Hablaré con el y le diré que tenga cuidado, no vaya a acabar como yo.-
-¿Habiéndose acostado con su superior y currando un mogollón ganando un pastón?.-
-Que desagradable eres, pero yo hablaba de terminar solo, aunque ¿te lo imaginas? ¿Mikka liándose con el jefe? tía, definitivamente eso ha sido muy rudo.-
-Mas rudo es decir que es malo acabar como tu, te quieren todos en el curro y ganas un pastizal.-
Charles se apresuró a matizar las palabras de Gabi y darles sentido de la realidad.
-Señor pastizal, pero ademas de engordar la cuenta, el tener tanta pasta no sirve de una puta mierda, si total no tienes con quien gastarla.-  
-Ya, eso dices ahora, si podrías gastártela con tu jefa.-
-Si, pero no quiero tener nada con mi jefa, simplemente somos trabajadores y cometí la indiscreción de sucumbir a la tentación.-
-Mas de una vez.-
-Todos err...-
Charles no llegó a acabar la frase, le puso la mano en el pecho empujando violentamente hacia atrás a Gabrielle y metiéndose todavía mas en el paso del camión, haciendo lo único que podría hacer, proteger a quien quería.

Para Gabrielle todo fue mas raro aun, estaba hablando con Charles mientras pasaban por un semáforo cuando este la empujó hacia atrás cayendo de culo, y golpeandose el hombro contra un coche aparcado, mientras caía apenas pudo ver como Charles era brutalmente golpeado por el camión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario